martes, 1 de marzo de 2011

Mi perdición

No me puedo resistir a comprar de vez en cuando la telas originales de Tilda, pero oye, qué caras son, aunque merecen la pena